Telefónica vende sus filiales en Guatemala y El Salvador a América Móvil

Telefónica sale de Guatemala y El Salvador. La operadora ha vendido, a través de su filial Telefónica Centroamérica Inversiones, el 100% de Telefónica Móviles Guatemala y el 99,3% de Telefónica Móviles El Salvador a América Móvil, propiedad de Carlos Slim y operador de telecomunicaciones líder en Latinoamérica. El EV de la operación asciende a $648M (unos €570M), de los que €293M corresponden a la valoración de Telefónica Guatemala y €277M a Telefónica El Salvador, a un múltiplo de 9x el obitda estimado para ambas compañías en 2018. 

En 2013, Telefónica agrupó todas sus filiales en Centroamérica bajo el paraguas de Telefónica Centroamérica Inversiones con el objetivo de dar entrada en su capital a un socio estratégico. Meses más tarde, traspasó el 40% de la entidad a Corporación Multi Inversiones por €388M. Como consecuencia de este movimiento, Telefónica percibirá unos €342M por la venta actual, que le generarán una plusvalía de €120M, atribuible mayoritariamente al negocio salvadoreño. La operadora tiene previsto destinar estos ingresos a reducir su deuda neta, que a finales de septiembre ascendía €42.636M (2,68x ebitda). 

Con este acuerdo, la multinacional española da un paso más en su salida de Centroamérica, aunque seguirá buscando comprador para el resto de sus negocios en la región. Hace unas semanas, decidió trocear el paquete de activos en dos para facilitar el cierre de la desinversión, tras meses buscando comprador. El primer paquete corresponde a los negocios de Guatemala y El Salvador, adquiridos por América Móvil. El segundo agrupa el resto de operaciones de la española en Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Millicom es el candidato principal para adquirir estas tres filiales, valoradas en unos €600M. Según fuentes del mercado, Telefónica también se plantea el traspaso de Telefónica México, por la que Cerberus ya ha mostrado interés.

Con este movimiento, América Móvil consolida su liderazgo en el mercado latinoamericano de las comunicaciones. Para Telefónica, la operación confirma su estrategia de salida de mercados no estratégicos para centrar sus operaciones en grandes países de Latinoamérica. Sus planes replican la política de desinversiones que la operadora llevó a cabo en 2013 y 2014 en Europa con las ventas de sus subsidiarias en Irlanda, República Checa y Eslovaquia. Cuando culmine los movimientos previstos, el objetivo es centrarse en Alemania y Brasil, donde prevé tomar nuevas posiciones en operadores que refuercen sus presencias en ambos mercados. En cualquier caso, la compañía presidida por Álvarez-Pallete, seguirá teniendo una importante cuota de mercado en la región latinoamericana, responsable de un 40% de sus ingresos anuales.

www.capitalcorporate.com