Wallbox debuta en la Bolsa de Nueva York con una capitalización de €1.352M

La firma de cargadores para coches eléctricos Wallbox, con sede en Barcelona, se ha convertido en la primera empresa española en debutar en la Bolsa de Nueva York mediante la fusión con una SPAC, la estadounidense Kensington Capital Acquisition. La compañía catalana saltó al parqué el pasado 4 de octubre alcanzando una valoración de $8,64 por título (+7,06%), lo que supone una capitalización bursátil de €1.352M. Esta cifra la convierte en el tercer unicornio nacional, tras Glovo y Cabify. Entre los actuales accionistas de Wallbox destacan Iberdrola, a través de su vehículo Iberdrola Ventures Perseo; Seaya Ventures; y los fundadores Enric Asunción y Eduard Castañeda, quienes mantienen el control sobre el 83% de la sociedad cotizada. El 17% restante está en manos de la Spac, los inversores del Pipe y los sponsors.

En este sentido, tras el debut en el Nasdaq, Kariega Ventures, sociedad del cofundador y CEO de Wallbox, Enric Asunción, se convierte en el mayor accionista con un 11,58% de la nueva firma cotizada. Por detrás se sitúan Iberdrola Ventures (Perseo), con un 10,39%; la familia Santacana (9,39%), a través de Mingkiri; y la familia Soler Pujol, con Infisol 3000. Seaya Ventures, por su parte, controla el 7,1%, mientras que Cathay Innovation, que era accionista tanto de la SPAC como de Wallbox, tendrá el 5,43% del capital. Por su parte, Kensington tendrá un 3,5% de la empresa española. El fondo Black Label, controla un 5,67% y AM Gestió, vehículo del empresario Pedro Alonso Agüera, un 5,27%.

La transacción se ha completado con una ampliación de capital de €217M que incluye una inversión adicional de capital privado de unos €87M liderada por los fondos Janus Henderson, Luxor Capital, Cathay Innovation y los directivos de Kensington Capital. Los fondos obtenidos se utilizarán para financiar su expansión geográfica, crear nuevos productos y ampliar la producción. Por el momento, la empresa está estudiando ubicar una fábrica en EE.UU., que comenzaría a operar en 2022. Actualmente, cuenta con casi 8.000 puntos de carga en España y piensa instalar 20.000 más solo este año para cumplir con sus planes de crecimiento, que cuentan con dar servicio a 1,5 millones de vehículos eléctricos en 2030.

Fundada en 2015 en Barcelona por Enric Asunción y Eduard Castañeda, Wallbox diseña, desarrolla y fabrica soluciones de carga inteligentes para vehículos eléctricos e híbridos enchufables, tanto para el uso doméstico como para empresas. Entre los clientes de la compañía se encuentran los principales fabricantes de automóviles y grandes eléctricas. Las áreas de investigación, desarrollo técnico, ensayo de productos y fabricación se llevan a cabo en la planta de Barcelona, donde Wallbox tiene un gran equipo de ingeniería y una capacidad de producción de 100.000 cargadores al año. El desarrollo de la plataforma de gestión de carga, myWallbox y el área de atención al cliente post venta e instalación están ubicados en Madrid. La entidad inició su internacionalización en 2019 y cuenta ya con una fábrica en China como parte de una alianza estratégica con Changchun Fawsn, así como una oficina en Mountainview que coordina el negocio en EE.UU. Además, tiene una filial en Alemania, una plantilla de 500 personas y sus productos se venden en 67 países. Wallbox facturó €24M en 2020 y este año prevé alcanzar los €79M gracias al despegue del coche eléctrico.

Hace unos meses la firma catalana cerró una ronda de financiación de €33M que dio entrada a nuevos inversores en su capital: las firmas de venture capital Cathay Innovation y Wind Ventures, que lideraron la ronda junto a inversores ya existentes como Iberdrola y Seaya Ventures, entre otros. Por otro lado, a finales de 2020 se hizo con una participación mayoritaria en la plataforma de acceso y pago a puntos de recarga para coches eléctricos Electromaps.

Por su parte, Kensington Capital Partners (KCP), ha completado más de 70 transacciones a lo largo de sus 300 años de historia en el sector de la automoción, con algunas de las compañías más importantes del mundo. En este sentido, los promotores de la SPAC están vinculados con el ámbito automotriz, algo que ha sido clave para el cierre de la operación con Wallbox. Se trata del segundo vehículo de propósito especial que KCP pone en marcha. El pasado mes de noviembre, su primera SPAC, Kensington Capital Acquisition Corp., se unió al fabricante californiano de baterías de litio para coches eléctricos QuantumScape.

www.capitalcorporate.com